Zamak y plata tibetana

El Zamak es una aleación de zinc con aluminio, magnesio y cobre.
Su uso está muy extendido en el sector del herraje, también se ha difundido el uso en partes metálicas de accesorios en cuero y piel, por la alta capacidad estética. Igualmente el sector de la automoción también es un claro consumidor de Zamak en forma de piezas de seguridad, carcasas, bielas, etc.
La aleación Zamak fue creada por New Jersey Zinc Company en la década de 1920, su nombre es un acrónimo alemán de los materiales que componen la aleación: Zink (Zinc), Aluminium (Aluminio), Magnesium (Magnesio) y Kupfer (cobre).
Las piezas fabricadas en Zamak se utilizan en componentes de automóvil, construcción, electricidad, electrónica, vestido, bolsos, telefonía, juguetes, artículos de deporte, y decoración.
Últimamente se ha puesto muy de moda como parte de objetos de bisutería, tiene bastante resistencia y no se ensucia como la plata. Es habitual verlo formar parte de pulseras de cuero.
La plata tibetana se utiliza principalmente en la creación de artículos de joyería y artesanía. Estas fornituras están hechas de una aleación de metales llamada plata tibetana, ya que tiene su origen en el Tibet, cuya composición tenía un 30% de plata, cobre, zinc y otros metales. Hoy en día, esta aleación lleva una cantidad menor de plata, y no contiene níquel ni plomo, por lo que normalmente no provoca reacciones alérgicas.